Carlos Vivas

cvivas@gowanco.com 

Estamos con Carlos Vivas, Gerente Comercial de Gowan Ecoflora quien nos contará su experiencia y los resultados que en este año 2,030 ha logrado la compañía con su producto CAPSIALIL para manejo integrado de protección de cultivos en arroz. Este año como todos saben, la compañía ha logrado unos resultados muy buenos con sus clientes arroceros, los cuales han logrado cumplir sus metas de producción y para lograr esto fue indispensable tener una protección de cultivos que los orientara de manera integral a obtener un mayor rendimiento por hectárea de producción de arroz. 

¿Cómo contribuyo CAPSIALIL específicamente en el logro de los buenos resultados de producción que tuvieron sus clientes arroceros este año? 

CARLOS: Efectivamente hemos venido desarrollando un trabajo desde la última década y tal vez más, cambiando el paradigma de nuestros arroceros de que controlar plagas no es un tema solo de matar, o sea no es un tema dirigido a mortalidad sino cambiar y evolucionar el concepto a un tema de protección de cultivos como tal. Desde esa perspectiva, nuestro producto CAPSIALIL ha podido aportar a esa productividad de los arroceros, por que el producto está enfocado específicamente en evitar que las plagas ocasionen daños específicamente en el tema de chinche de espiga, Oebalus, y otras plagas que también están asociadas al cultivo del arroz. Hemos logrado trascender en el sentido de que lo importante no es matar los insectos, sino evitar que estos ocasionen el daño. Así estamos contribuyendo a que se reduzca considerablemente el daño y la disminución en la producción que estos puedan ocasionar, la oportunidad que tienen estas plagas para generar rutas de entrada para penetración de diferentes enfermedades y definitivamente estamos contribuyendo también a que los arroces de nuestros clientes tengan una baja carga de ingredientes activos químicos en el producto final. 

Como todos saben, los resultados fueron realmente sorprendentes. Entonces ¿Cuáles fueron esas decisiones que permitieron llegar a estos resultados satisfactorios en producción en este año 2030?

CARLOS: Pues fijate que en este año estamos completando ya 18 años de estar con la organización. En el primer año que yo ingresé a la compañía, venía de la industria química netamente (aunque obviamente todavía lo estamos), pero yo era netamente químico y la compañía estaba enfocada en ese momento con flora, hoy en día somos Gowan e involucrabamos herramientas químicas dentro del portafolio; pero en ese tiempo la compañía era solamente de extractos vegetales y yo como venía de la industria química creía firmemente que este tipo de alternativas servían solamente si se mezclaban con un producto químico de alto impacto. Fue precisamente Óscar Ramírez, asistente técnico, que por cuenta propia empezó a trabajar el producto. Él empezó a utilizar el producto en mezcla con azufre sin necesidad de utilizar un ingrediente activo químico, obteniendo unos excelentes resultados y eso fue precisamente el disparador de empezar a investigar y a determinar si un control con el uso de CAPSIALIL sin mezclarle ningún otro activo químico era suficiente para prevenir un problema de daño de chinche; y fue así como nuestro equipo de investigación, empezó a validar esta oportunidad. Efectivamente se validó y así fué como los primeros clientes que se involucraron en esta tecnología fueron algunos visionarios de la meseta de Ibague como: Samba Produce, como la Hacienda Media Luna, como el Consorcio Agrícola Buenos Aires que empezaron a implementar esta tecnología; y puedo decir que fueron ellos los que dieron realmente la oportunidad en generar un punto de quiebre en el manejo de plagas del arroz y ha sido muy exitoso y muy interesante para los arroceros de Colombia. 

Ahora quisiera que nos narraras un poco, ¿Qué situación o acontecimiento propició la adopción de esta tecnología de biocontrol de insectos? Sabemos que muchas veces y sobre todo en el agro, las decisiones las tomamos por malas experiencias o por resultados que depronto no fueron tan buenos y nos obligan a repensarnos y a plantear un cambio. ¿Fue así en esta situación, o fue una visión simplemente y una necesidad de buscar una nueva herramienta de control? 

CARLOS: Pues fue algo muy interesante, porque los productores empezaron a ser un poco más sensibles (no se si tu recuerdas), llegando al 2020, previo al 2020 se generó todo un bum. La protección de las abejas, la protección de la fauna benéfica, se estaba determinando un tema bien sensible en productos que estaban siendo muy dañinos para la población de abejas que, según los ambientalistas y los expertos en el tema, son especies fundamentales para la supervivencia del planeta, no solo para la raza humana sino de todas las especies. Le daban importancia a la polinización de as diferentes especies vegetales; entonces esto empezó a despertar una necesidad de involucrar herramientas distintas. Esto también está asociado a la pérdida de susceptibilidad que estaban desarrollando muchas poblaciones de insectos plagas frente a diferentes grupos de insecticidas 

químicos, que empezó porque ya las dosis se fueron incrementando de poco en poco hasta llegar a dosis inimaginables y así otros grupos químicos empezaron a perder esa contundencia que tuvieron anteriormente; y pues esta misma necesidad de controlar este tipo de plagas, que conservara la fauna benéfica, llevó a que la gente viera la oportunidad de explorar otras alternativas y digamos que eso allanó el camino para poder llegar al punto donde estamos. 

Para terminar, un mensaje concreto y contundente: En una frase cómo definirías el beneficio o la propuesta de valor de CAPSIALIL para los agricultores arroceros. 

CARLOS: Pues creo que para definir en una frase sería: Lo importante no es matar las plagas, lo importante es evitar el daño que estas ocasionan. Ese paradigma que logramos trascender y que definitivamente ha llevado a un cambio en la forma de sembrar arroz en Colombia.
Entonces muchas gracias a todos los agricultores que se dieron esa oportunidad y nos dieron la oportunidad como compañía de brindar una herramienta eficiente, eficaz y contundente, libre de problemas de resistencia a las diferentes situaciones que se presentan, en ese sentido sería eso, romper paradigmas.